Una mejor visión de Jesús

Lamentablemente la verdadera enseñanza del Cristo se ha desfigurado (unas veces por ignorancia y otras in tencionadamente 1) y su mensaje se ha tergiversado y a veces de modo tal que resulta vergonzante. Nos han llegado orientaciones de veinteava mano y para una mayoría los ritos han perdido su significado original, y así ritos y ceremonias que fueron concebidos para despertar la consciencia y como instrumentos para evocar, invocar y convocar al Ser, han terminado por convertirse en una adormidera psicológica y se han petrificado. Lo mismo ha sucedido con las palabras de poder, los mantras cristianos, que se repiten con mecanicidad y sin sensibilidad. Y por supuesto se ha perdido la destreza de leer los Evangelios obteniendo toda su sabiduría. La mayoría de los que se dicen cristianos se han detenido en las apariencias y en los externalismos. Incluso la oración se utiliza, no como verdadera comunicación e identificación, puente eterio, con el Ser, sino como una sugestión y autosugestión, un placebo, una adormidera para seguir durmiendo a los dormidos y no como lo quiso Cristo que fuera, técnica de elevación de la conciencia y despertar. Ni siquiera la actitud del que ora es la adecuada. Sólo se presta atención a la oración de petición y se la convierte en una transacción, en fuente de apego, cuando Cristo era el mensaje directo de una actitud, desapegada y ecuánime. Hay otro tipo de orar y de meditar y de vaciarse de todo para llenarse del Ser. Está la plegaria que expande la consciencia y deja sentimientos positivos y de transformación en lo profundo del subconsciente. Está la oración como mantra 2 , como fonema místico- esotérico que libera energías latentes, facilita la unidireccional dad de la mente y se abre a la presencia cósmica.  Haz clic aquí para Continuar leyendo

Anuncios